Cuando los críticos taurinos se pelean con los dibujos animados (y te spoilerean la peli entera) está claro que hemos pasado de pantalla