ya empezaba a preocuparme... a ver si la izquierda se ha olvidado de ser egalitaria, internacionalista, y fraterna