Ya tenemos el informe de la investigación. Ayala no dice toda la verdad en sus entrevistas. Hablarle de orgasmos, de sentarse en su regazo y de coger el culo a sus subordinadas es algo más que halagos de un "caballero europeo"