Carol Rama, la artista de economía precaria por la que ahora se pagan fortunas en el mercado