Para escribir una nueva Constitución debemos abrirnos al diálogo y lograr acuerdos sabiendo que esta será la primera Constitución de Chile elegida por los ciudadanos, sin presiones de ruidos militares